De vuelta a Inglaterra: fin de semana en BATH

Hoy voy a hacer un paréntesis (habréis comprobado que mis últimas entradas han estado dedicadas al mundo de la moda) y retomar la sección TRIPS en el blog, ya que quiero compartir con vosotros el destino que he visitado este fin de semana: Bath, al suroeste de Inglaterra.

Aunque el año que viví en Bristol fui a esta ciudad en numerosas ocasiones, ya que se encontraba sólo a 30 minutos y era una visita obligada cada vez que alguien venía a Inglaterra, después de tres años he de confesar que me ha impresionado todavía más y se ha convertido en uno de mis destinos favoritos, que no dudo en recomendar cada vez que alguien visita este país.

Así que si estáis por allí o estáis pensando en viajar, no lo dudéis y acompañadme en este “viaje virtual” porque os lo aseguro, ¡Os va a encantar tanto como a mí!”.

Como ya he comentado, Bath es una ciudad del suroeste de Inglaterra, situada en el Condado de Sommerset. Construida en la época romana a orillas del río Avon, es conocida sobre todo por sus termas romanas, su abadía del siglo XV, el Royal Crescent (uno de los mejores ejemplos de arquitectura georgiana del mundo) y por ser el lugar de origen de la escritora Jane Austen. Todo ello, junto con su gran oferta cultural y artística, la llevaron a convertirse en 1987 en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Bath

La manera más fácil y más económica de llegar desde España es hacerlo vía Bristol, ya que hay vuelos desde muchísimas ciudades y está sólo a 30 minutos de Bath.  Pero si estáis o vais a viajar a Londres o a cualquier otra ciudad inglesa, ¡Tranquilos, también hay muchísimas maneras de llegar y todas ellas muy fáciles y económicas! (Nota. Como lo más común es que si no decidís viajar a Bristol directamente, lo hagáis a Londres, os voy a explicar cómo llegar desde estas dos ciudades).

En mi caso, nosotros volamos desde Madrid en un vuelo directo hasta Bristol. A la salida cogimos el autobús Bristol Flyer, que pasa cada 15 minutos y nos dejó en la estación de tren Temple Meads de Bristol donde cogimos un tren directo a Bath. (Nota. Lo mejor y más barato es comprar un billete combinado para el flyer y el tren en este enlaceEl viaje dura  más o menos una hora y cuesta unas 14 libras. Si no tenéis posibilidad de reservarlo online con antelación, también se pueden adquirir los tickets en el momento y por separado en el bus y en el tren. Otra opción si viajáis varias personas es el taxi. Se puede reservar en el mismo aeropuerto, tarda 30 minutos  y la tarifa es de unas 40 libras en total).

Para los que viajéis a Londres, lo más fácil es coger un bus de la compañía National Express desde el mismo aeropuerto que os dejará en Bath en unas 2-3 horas, dependiendo de a donde llegue vuestro avión. Si por el contrario ya estáis en la capital británica, lo más rápido es el tren, que sale cada poco tiempo de London Paddington y tarda una hora y media en llegar. (Nota. Es mejor comprar los billetes online en este enlaceya que con al menos 48 horas de antelación el ahorro puede ser considerable).  

En cuanto al alojamiento, he de decir que Bath no es una ciudad precisamente barata. Aunque eso sí, cuenta con bastantes opciones en cuanto a Hostels, hoteles, apartamentos, etc. Con gran variedad de precios. En nuestro caso, nos decidimos por un alojamiento típico inglés y reservamos dos noches en Apple Treeun bed and breakfast situado a sólo 10 minutos andando del centro histórico de la ciudad. La experiencia fue súper recomendable, la habitación estaba limpísima y con todas las comodidades, y el desayuno inglés fue de los mejores que he probado en mi vida.

Apple Tree

Bath se sitúa a orillas del río Avon, y el paseo hasta el centro histórico bordeándolo es una experiencia única. En concreto, la primera parada que os recomiendo es el Puente Pulteney que data del siglo XVIII. Los que hayáis estado en Florencia, os recordará al famoso puente Vecchio, ya que a ambos lados cuenta con bastantes comercios de souvenirs, antigüedades o incluso ropa histórica. ¡Un sitio perfecto para sacar la cámara y empezar con la sesión fotográfica!

Puente Pulteney

De ahí, nuestra siguiente parada fueron las que muchos consideran “la joya de la corona” de Bath: las termas romanas. (Nota. Yo recomiendo visitarlas al principio del viaje, ya que la visita completa dura unas dos horas.  Están abiertas de 9:30 a 16:30 y cuestan 18 libras, aunque los menores de 10 años pagan 10,75 euros y los estudiantes 15,50. Hay visitas guiadas cada hora, que no suponen un incremento en el precio, pero si lo preferimos también podemos visitarlos por nuestra cuenta, ya que tienen audio guías disponibles en varios idiomas).  Se trata de un complejo termal que construyeron los celtas en el siglo IX a.C en honor del Dios Sulis. Y que tras la invasión romana de Inglaterra, los romanos dedicaron a la diosa Minerva.

Con el paso del tiempo, las termas fueron deteriorándose, y los edificios que las rodean y que podemos contemplar actualmente datan del siglo XVIII, gracias a las obras del arquitecto John Wood. Se trata de cuatro espacios bautizados como El manantial sagrado, El Templo Romano, El Baño Romano y El Museo, que mezclan elementos clásicos con otros más victorianos, como el salón Pump Room, donde además de admirar su belleza podremos beber las aguas del manantial. Interesante, ¿no?

Pump room

El manantial sagrado es una de las partes más curiosas de la visita, ya que el agua fluye a más de 45 grados de temperatura y desemboca en el “corazón” de las termas romanas: la gran piscina. Aunque se puede acceder a ella y verla de cerca, yo recomiendo subir a la terraza, donde además de tener otra perspectiva, también veremos varias estatuas de emperadores romanos, que eso sí, son del siglo XIX.

Piscina

El templo y el baño romano fueron construidos en torno al 60-70 a.C durante la invasión romana. Contaba con 3 piscinas conocidas como caldarium (baño caliente), tepidarium (agua templada) y frigidarium (baño frío). En la actualidad han intentado conservar lo mejor posible los espacios de estas piscinas y podemos ver, por ejemplo, los restos de los postes que el Emperador Claudio mandó construir para darle al complejo una base sólida, la reconstrucción de la antigua piscina fría que tenía una profundidad de 1,6 metros o los sistemas de canalización que idearon para dirigir las aguas del spa hacia el río Avon.

Frigadirium

Por último, en el Museo podemos contemplar un sinfín de objetos de la época romana, entre los que destacan más de 10.000 monedas de oro, que se cree fueron arrojadas como ofrenda al manantial sagrado, y una cabeza de bronce de la diosa minerva que fue encontrada en 1727. También podemos ver en él los restos del hipocausto, el antiguo sistema de calefacción que fue diseñado para llevar calor a todas las estancias de los baños.

Minerva

Justo enfrente de las termas romanas nos encontramos con La Abadía de San Pedro, conocida popularmente como la Abadía de Bath. Una auténtica joya que en el siglo XI fue testigo de la coronación del primer rey de Inglaterra: Edgard el Pacífico. Sin embargo, la estructura original fue derruida por los Normandos y la que podemos contemplar ahora data del siglo XV.

Abadía Bath

La entrada es totalmente gratuita (aunque te hacen la sugerencia de hacer una donación “voluntaria” de 2,50 libras los adultos y 1 libra los niños)  y lo primero que llama la atención son sus vidrieras que llenan de luz toda la abadía y que representan distintas escenas de la Biblia.

Bath vidrieras

También es impresionante su techo abovedado en forma de abanicos, que demuestra porque la Abadía de Bath es uno de los mejores ejemplos de gótico perpendicular de toda Inglaterra. (Nota. Si no queréis acabar con tortícolis os recomiendo contemplarlo desde alguno de los espejos que hay en el interior).

Techo catedral Bath

Y la torre del reloj, cuya visita cuesta 5 libras y en la que además de conocer su funcionamiento, ver las campanas y conocer un poco más la historia del monumento, podemos contemplar las mejores vistas de todo Bath. ¡No os lo podéis perder!

vistas catedral bath

Junto con lo anterior, otra estampa típica de Bath que no podemos perdernos es el Circus Crescent. Construido entre 1754 y 1768 por el arquitecto John Wood, es un espacio circular con fachadas de piedra que combinan gris y amarillo, columnas dóricas y corintias y un gran jardín con farolas negras. En mi opinión, un espacio que destila elegancia y buen gusto y que sin duda no podemos dejar de visitar.

Royal Crescent

A su izquierda, nos encontraremos con Royal Crescent, considerado uno de los mejores ejemplos de arquitectura georgiana de Inglaterra. Se trata de un conjunto de viviendas pareadas construidas entre 1767 y 1775 y que en la actualidad alberga un hotel de 5 estrellas, un museo histórico y una vivienda particular. Además cuenta con un impresionante jardín, el Royal Victoria Park, que es el punto de reunión de todos los habitantes de Bath en cuanto hace buen tiempo.

Victoria Park

No muy lejos de aquí, lo siguiente que os recomiendo es que toméis Gay Street, ya que el número 25 alberga la casa de la famosa escritora Jane Austen, y el número 40 el museo dedicado a su personaSe trata de una casa georgiana donde podemos ver una exposición de  sus manuscritos, sus trajes y fragmentos de películas de algunas de sus obras como Orgullo y Prejuicio o Sentido y Sensibilidad. La entrada cuesta 8 libras los adultos y 6,50 los estudiantes y abre de 10:30 a 16:30. ¡100% recomendable!

Museo Jane Austen

Los amantes de la moda, no podéis perderos el Museo de la Moda de Bathdonde podemos ver cómo ha cambiado la moda desde el siglo XVI hasta nuestros días. Y como curiosidad, una sala donde podremos probarnos corsés y crinolinas y experimentar lo que sentían las mujeres de época cada vez que salían a la calle. El museo abre todos los días de 10:30 a 16:30 y cuesta 8,25 libras.

Museo de la moda Bath

Además de todo lo anterior, Bath es una ciudad increíble para comprar. Y es que además de contar con varios centros comerciales, cuenta con una amplísima oferta tiendas pequeñitas, todas con un estilo muy british , donde encontrar por ejemplo, libros antiguos, antigüedades, ropa de diseño o vajillas elaboradas artesanalmente y que son uno de los signos característicos de la ciudad. En este caso, lo mejor es que os olvidéis de los mapas y os echéis a andar por sus callecitas y os paréis en cada escaparate. ¡Creedme, no encontraréis nada igual en ningún otro lugar!

Y hablando de compras, los que os animéis a visitar Bath próximamente, deciros que entre 26 de noviembre y el 13 de diciembre la ciudad acogerá como cada año su tradicional mercado navideñoYo estuve hace 3 años y la verdad es que es precioso. Situado en todo el centro histórico, cuenta con más de 170 puestos con todo tipo de ideas para los regalos navideños. Y todo ello amenizado por villancicos, luces de colores, muérdago… ¡Una experiencia increíble que os hará sentir invadidos de espíritu navideño!

Bath xmas market

Y hasta aquí mi guía personal de Bath. Como ya he comentado, una ciudad preciosa que os embrujará y os transportará a otra época. Y que sin duda ¡No os arrepentiréis de visitar!

¿Qué os ha parecido? ¿Tenéis ganas de visitar Bath y compartir vuestras experiencias conmigo?

Anuncios

¿Está cambiando la moda low cost?

¿Qué os viene a la cabeza si os pregunto cuáles son vuestras marcas low cost preferidas? Seguramente muchos contestéis las ultra conocidas Zara, Mango, H&M, Stradivarius o Blanco (por poner algunos ejemplos). Esas tiendas que llevan como quien diría “toda la vida entre nosotros”, que están presentes da igual donde vivamos o a donde viajemos, y de las que confesémoslo, tenemos bastantes prendas en nuestra armario.

Y es que gracias a la visión que tuvieron empresarios de éxito como Amancio Ortega, Isak Andik o Stefan Persson, todos tuvimos la oportunidad de cambiar de armario muy a menudo, de llevar las últimas tendencias y sobre todo, de no dejarnos el sueldo mensual cada vez que necesitamos/queremos comprarnos algo determinado.

centro comercial

Si bien es cierto que siguen siendo marcas “asequibles” a casi todos los bolsillos, en los últimos tiempos, las que somos asiduas nos hemos dado cuenta de que sus precios han ido creciendo, (por ejemplo en Zara ya la mayoría de cosas que encontramos no bajan de 39.90 euros) y aunque siguen ofreciendo las últimas tendencias rápidamente, cada vez hay más oferta donde encontrar la denominada ropa low cost.

Las principales ciudades españolas se están llenando de otras tiendas más baratas, que aunque en muchos casos con una calidad distinta, ofrecen también todo lo que vemos en las revistas. ¿Sabéis de quienes hablo? ¡Efectivamente, de las tiendas y marcas de origen asiático!

Firmas como Mulaya, Okesi  o Sheinside se han hecho poco a poco un hueco no sólo en nuestros armarios sino también en el de muchas bloggers, influencers o en las páginas de las revistas. Sus tiendas online están teniendo un éxito arrollador y sus espacios en algunos de los principales barrios o centros comerciales están haciendo que ya no nos fijemos sólo en el imperio de Arteixo a la hora de comprar.

asia

La líder indiscutible dentro de estas marcas “asiáticas” es sin duda MulayaPara los que todavía no la conozcáis, si es que hay alguien, lo primero que me gustaría deciros es que os olvidéis del típico concepto de tienda de chinos. Lo primero porque la mayoría de sus prendas se fabrican aquí en Europa. Además, sus escaparates están sumamente cuidados, el interior nada tiene que envidiar al de otras grandes franquicias con buena iluminación, música comercial y la ropa perfectamente colocada y etiquetada que va rotando cada poco tiempo en función de las necesidades y gustos de los consumidores. ¿Cuál es la diferencia entonces? La mayoría de sus prendas no supera los 30 euros.

Mulaya tienda

Por ejemplo, encontramos esta falda de antelina con botones que aúna dos de las máximas tendencias de esta temporada por sólo 15,99 euros. Muy por debajo de la oferta de otras de las reinas del low cost como Zara, donde una falda “parecida” cuesta 25,99 euros; o Mango donde podemos encontrarla por 39,99 euros¡Yo ya la tengo fichada!

Falda antelina botones MULAYA

O esta camisa negra con lazada que ofrecen por 16,99 euros y que en otras firmas encontramos de media por unos 29 euros. ¿No os parece ideal y súper bien de precio?

Blusa lazada MULAYA

Todo ello está haciendo que esta empresa que nació en España hace 11 años crezca en torno a un 60% anual. De hecho, actualmente cuenta con 26 tiendas repartidas por toda la geografía nacional (22 de ellas en Madrid, 2 en Valencia, 1 en Barcelona y 1 en Zaragoza) y una tienda online con toda su colección y un plazos de entrega de 48 horas a domicilio y 5 días si se recoge en tienda. No está mal, ¿no?

Foto mulaya

Otra de las empresas asiáticas  de este sector en plena expansión es Okeysi.  Con una filosofía que en su página web denominan “prendas clave para la nueva temporada” cuentan actualmente con 20 tiendas (11 en Madrid, 2 en Valencia, y 1 en Castellón, Alicante, Córdoba, Salamanca, Bilbao y A Coruña), pero prevén ampliar su presencia en otras capitales españolas.

interior okeysi

Al igual que Mulaya, Okeysi tampoco es una tienda china al uso. De hecho, si nos paramos delante y miramos sus escaparates, podríamos estar ante cualquier otra franquicia. Además, muchos de sus establecimientos se sitúan en algunas de los lugares más importantes, comercialmente hablando,  de las ciudades. Por ejemplo, en Madrid podemos encontrarla en Goya, Fuencarral y Princesa, en Valencia en Colón o en Bilbao en el Centro Comercial Max Center y su interior suele estar muy cuidado.

Okeysi goya

Ojeando su página web, vemos que está totalmente al tanto de lo que se lleva esta temporada. Eso sí, sus precios son un poco más elevados que los de Mulaya y se asemejan, en muchos casos, a los de las grandes cadenas internacionales. Por ejemplo, una de las piezas que más me ha gustado de la colección ha sido este vestido estampado de manga larga, que cuesta 24,99 euros.

vestido estampado OKEYSI

También el apartado abrigos es interesante. Mi mirada se ha ido inmediatamente a este abrigo gris de corte masculino. Cuesta 49,99 euros, y ya lo tengo fichado para pasarme por la tienda y verlo in situ, pues como he comentado, tiene el mismo precio que este otro de Mango y que también estaba en mi lista.

abrigo gris OKEYSI

Las lectoras asiduas de blogs sobre moda y tendencias seguro que ya conocen SHEINSIDEEn el verano de 2013 vendieron el que fue uno de los hits de la temporada: este maxi vestido blanco con dibujo étnico en el pecho, con el que se atrevieron algunas de las bloggers más influyentes del panorama nacional como Lovely Pepa o Paula Echevarría y que alguna de ellas confesó, no superaba los 30 euros.

vestido bordado sheinside

La diferencia con otras marcas asiáticas es que sólo vende por Internet. Eso sí, ¡En los cinco continentes! Y que por tanto los plazos de entrega pueden ser bastante amplios. Por ejemplo, si elegimos el envío estándar, sin coste extra, el plazo va desde 5 a 28 días. Si lo queremos rápidamente, podemos elegir la opción exprés, pero entonces deberemos pagar cerca de 13 euros.

Sus precios son, todo hay que decirlo, bastante ajustados, ya que suelen tener bastantes rebajas.  Por ejemplo, encontramos este mini vestido gris y blanco con manga francesa por sólo 13,79 euros.

Vestido gris SHEINSIDE

O este abrigo en diferentes tonos de gris y beige, que quedaría ideal con el vestido anterior, y que vale 28,69 euros.

abrigo sheinside

En definitiva, todo un nuevo universo de compras a nuestra disposición. Y lo que es más importante a precios súper competitivos. Parece que ya no tenemos excusas para vestir a la moda sin dejarnos la cartera en ellos.

Y vosotros, ¿Os habéis pasado ya este nuevo low cost o seguís siendo del de toda la vida?

Tendencias ¿absurdas? el piercing septum

Hoy quiero hablaros de una tendencia que parece que está en alza en estos días y que, cómo podréis deducir por el título de mi post, no es que me guste especialmente: el piercing septum. Y es que si bien es cierto que no es que sea muy fan de los piercings en general, esta nueva moda de agujerearse entre los orificios de la nariz me parece, por decirlo de alguna manera, absurdo.

Por eso, hace unos días me sorprendió ver una de las últimas imágenes de Blanca Suarez en el Festival de San Sebastián, pues parece que la actriz ha sido una de las últimas famosas en sumarse a esta curiosa tendencia.

Blanca Suarez septum

De hecho, he de confesar, que lo primero que me vino a la cabeza fue ¿En serio? ¡Con lo que me gustaba a mí esta chica, ha perdido muchísimos puntos en mi ranking de referentes de estilo! Y es que con lo mona que iba con su jersey de estilo marinero, su faldita tableada y sus deportivas blancas, demostrando que se puede ir de sport y chic al mismo tiempo, en mi opinión, “arruinó” el look con su peculiar complemento.

Blanca Suarez en San Sebastian

Pero Blanca no es la única que ha sucumbido a este nuevo piercing, que debe ser que me sale la vena “Cántabra”, pero a mí me recuerda a los anillos que en mi región le ponen a las vacas para identificarlas y tirar de ellas.

Una de las pioneras en lucirlo fue Scarlett Johanson, quien sorprendió a todos en 2013 cuando los fotógrafos captaron varias instantáneas de la actriz con este “original” complemento. Por suerte, parece que la intérprete no quedó muy satisfecha con el resultado, pues desde entonces apenas la hemos visto luciéndolo.

Scarlett Johanson

La que sí que parece ser su fan incondicional es Rihanna, pues en Internet podemos encontrar una auténtico book de la de Barbados con distintos tipos de Septum. Lady Gaga, Jessica Biel o Chiara Ferragni son otras celebrities que se han animado con este piercing.

Rihanna

También en la pasarla ha tenido un papel destacado, sobre todo de la mano de Givenchy y su director creativo Riccardo Tisci. En la presentación de su colección Otoño/invierno 2015 en París, las modelos desfilaron por la pasarela con conjuntos de estilo victoriano, mucha pedrería y estos complementos.

Givenchy

Pero realmente, ¿De dónde viene esta moda?  A modo de resumen, parece que el septum es, quizás, uno de los piercings más antiguos que existen. De hecho, se remonta a la época prehistórica, aunque dependiendo del lugar del mundo, variaba desde adornos con plumas y colmillos, hasta varas enormes de madera o piezas de metales preciosos con los que demostrar su superioridad. Así, culturas como los Mayas, los Aztecas, o los guerreros de Papua Nueva Guinea solían lucir este complemento.

Más cerca de nuestros días, en la década de los 60-70 del siglo pasado,  el septum, vivió una época de glorioso esplendor de la mano de la Cultura Punk, ya que sus seguidores comenzaron a usarlo como símbolo de rebeldía y ruptura con todo lo que sonase a tradicional.

Punks

Y ahora parece, como ya he comentado, que ya no es sólo cosa de esa estética de cuero, cadenas, prendas rasgadas y Dr. Martens. Hasta las más cool del planeta se están apuntando a la tendencia, que esperemos tenga los días contados.

Chiara Ferragni

Y a vosotros, ¿Os gusta u os parece como a mí, una tendencia “absurda”?

¿Dónde está la elegancia? En la Gala de los Emmy 2015 desde luego que no…

Me encantan las alfombras rojas, lo confieso. Cada vez que hay alguna gala de cine, de teatro, de música… una de las primeras cosas que hago por la mañana es consultar en Internet los modelitos con los que las celebrities han hecho el paseíllo. Por eso, hoy estaba emocionada mientras me preparaba el café, pensando en el desayuno tan entretenido que iba a tener gracias a la Gala de los Emmy 2015. Sin embargo, la única palabra con la que puedo definir el espectáculo que se vivió anoche en la red carpet es: decepción. ¿Dónde ha quedado la elegancia y el buen gusto?

No se quienes serán las estilistas contratadas anoche, porque si dependiese de mí, no volvería a contar con ellas en el resto de días de mi vida. Y es que no me puedo creer que muchos de los looks de anoche fuesen escogidos por auténticas profesionales de la moda. Mención aparte merecen algunas de las actrices, ¿No se darán cuenta que lo que llevan puesto o es feo de necesidad o no les favorece para nada?

Yo no soy estilista, y quizás profesionales de este área no estén de acuerdo conmigo, pero como aficionada al mundo de la moda y las tendencias, voy a tratar de analizar qué me ha gustado y qué no de esta Gala de los Emmy 2015. ¡Ya me diréis si coincidís conmigo!

Los 10 trajes que nadie se tendría que haber puesto jamás:

El primer puesto lo ocupa, sin duda, Heidi Klum y su vestido amarillo de Atelier Versace. Aunque he decir que no suelo ser muy fan de los vestidos de esta casa italiana, este en concreto me parece un auténtico despropósito. ¿Era necesario esa mezcla de tejidos, vuelos y transparencias imposibles?

Heidi Klum

Otra que se apuntó al amarillo con poca fortuna fue Padma Lakshmi con su vestido de corte sirena diseñado por Romona Keveza. Un traje demasiado ajustado, que le marcaba una tripa que seguramente no tenga, y con un escote corazón muy poco favorecedor. ¿Por qué les encantará a todas las americanas este tipo de vestidos?

Padma Lakshmi

Daño a la vista es lo que seguro que hizo  a los asistentes a la gala el outfit escogido por mi número 3, Jill Soloway. No sé ni que comentar de ese traje de chaqueta negro de lunares, con camisa idéntica y zapatones con plataforma. ¿Qué diríais vosotros?

jill-soloway

Tampoco acertó Tracee Ellis Ross al escoger este Zac Posen. El vestido rosa de la actriz de The Black-ish no puede ser menos favorecedor. El corte lencero de la parte superior no le favorece, lo mismo que la falda con vuelo que me recuerda a las mesas camillas que hace años había en casa de mi abuela. ¿No os lo recuerda también?

Tracee Ellis-Ross

El quinto puesto de mi particular ranking de lo que nadie se tendría que haber puesto, lo ocupa Kathryn Hahn y su Vivienne Westwood. Por mucha pose sonriente y divertida en la red carpet, el vestido, digámoslo claro, es espantoso. No sé qué me gusta menos, si la combinación de  distintas telas de flores o el corte asimétrico a la altura de la cadera. El caso es que ninguna estilista en su sano juicio debiera haberlo elegido.

Kathryn Hahn

¿Y qué decir de Sophie Turner y su mono de Galvan? Lo primero que no es el outfit más apropiado para una alfombra roja como la de los Premios Emmy. Lo segundo que alguien debería haberle cogido los bajos del pantalón para que no hiciese esas arrugas tan antiestéticas. Y lo tercero que, quizás, las joyas en dorado hubiesen destacado más en este conjunto ya de por sí soso.

Sophie Turner

Otro vestido indescriptible es el que escogió Danielle Brooks, conocida por su papel en Orange Is the New Black. El traje azul y amarillo con cuello halter no le hacía justicia. Además, la actriz se empeñó en enseñar las piezas de chifón que salían de la cintura y adornaban la falda, por lo que el efecto que creó fue extraño, pues recordaba a un pavo real.

Danielle Brooks

Le sigue en este TOP 10 Maisie Williams, la actriz de Juego de Tronos. No sé a vosotros pero a mí me parece que se ha enrollado un edredón rosa alrededor del cuerpo y ha salido de casa con las zapatillas de su abuela con pompón incorporado. Además, el corte midi no le favorece especialmente y, aunque sean cómodos, esos bolsillos suelen hacernos parecer más anchas. ¿No os parece?

Maisie Williams

Tampoco entiendo mucho la elección que hizo Joana Newsom cuando escogió este modelo de DelPozo. Aunque se trata de un traje que ha sido muy aclamado y que lleva sin duda el sello de la firma, no termino de ver ese cuerpo palabra de honor con tanta pedrería y esa falda con ese plisado delantero por encima de la rodilla. Creo además que no le hace justicia y que le hace un tipo bastante extraño. ¿Estáis de acuerdo?

Joanna Newsom

El último puesto de mi particular ranking lo ocupa Kiernan Shipka. Ya sé que muchísimos expertos la han escogido como de las mejor vestidas, pero en mi opinión, la actriz de Mad Men quiso emular a otras actrices como Emma Watson o Angelina Jolie y lucir pantalones en lugar del tradicional vestido de noche, pero se quedó en el intento. Para ello se decantó por un original modelo de Dior, que no sé a vosotros, pero a mí no me convence. No me gusta el pantalón pitillo de lana negra acompañado de ese cuerpo bordado en dorado que parecía un mini vestido, ya que el efecto óptico me parece un poco raruno. 

Kiernan Shipka

Las “mejor vestidas” de la noche

Después de los horrores estilísticos que acabo de comentar pasamos ahora a las “mejor vestidas” de la noche. Y lo entrecomillo porque me ha sido bastante difícil seleccionar invitadas de las que mereciera la pena comentar sus outfits. Lo siento, pero sólo he sido capaz de escoger 6 personas de las que merezca la pena alabar sus vestidos.

El TOP 1 de las mejor vestidas lo ocupa, en mi opinión, Louise Roe y su vestido blanco asimétrico con detalles dorados diseñado por Halston Heritage. Me encanta la caída que tiene y la sencillez de la modelo y presentadora británica al acompañarlo con un sencillo peinado bob liso y un clutch de pedrería de los mismos colores que su vestido. Simplemente perfecta.

Louise Roe

Igualmente perfecta January Jones vestida con un mono verde de Ulyana Sergeenko. El color le sienta fenomenal, y el detalle del broche en la cintura como única joya me parece una elección de lo más elegante. ¿Qué os parece, estáis de acuerdo?

January Jones

Muy elegante también el vestido fucsia de Samira Wiley firmado por Jill Stuart. La actriz de Orange Is the New Black apostó por el menos es más y acertó de pleno. Su vestido asimétrico le quedaba como un guante, y el acompañarlo sólo por unos pendientes de tono similar al traje la convierte, a mi juicio, en una de las triunfadoras de la noche.

Samira Wiley

Ya sabemos que el negro siempre suele ser una apuesta segura en esto de las alfombras rojas. Y anoche, de nuevo, volvió a cumplirse la premisa con alguna de las invitadas. Un buen ejemplo, sin duda, fue Diane Guerrero. La actriz de Jane the Virgin derrochó glamour con este vestido negro de hombros descubiertos y corte en la cintura. El pelo recogido terminó de coronar el conjunto que, sin duda, está entre mis favoritos.

Diane Guerrero

También de negro, y también de las más elegantes encontramos a Julie Bowen. La actriz, nominada por su papel de Claire en Modern Family, sorprendió a todos con su vestido sirena firmado por Georges Chakra Couture en el que destacaba un original escote sumamente favorecedor. ¿Os gusta?

Julie Bowen

Cierra mi lista de “las mejor vestidas” su compañera de reparto, Sarah Hyland, vestida por Zac Posen. La interprete escogió el color de la temporada, el granate, para su vestido de líneas rectas y sobrias en donde destacaba el original escote barco. Un traje sencillo, pero que sin duda fue una de las mejores apuestas de la noche.

Sarah Hyland

En definitiva, una gala en la que el glamour brilló por su ausencia y en la que muchas invitadas mejor que se hubiesen quedado en casa. Habrá que esperar a la próxima red carpet para ver si enmiendan sus errores y nos regalan una buena sesión de elegancia y buen gusto.

Y a vosotros, ¿Qué os pareció la alfombra roja de los Emmy? ¿Estáis de acuerdo conmigo o elegiríais otras invitadas?

El cambio de armario ha llegado

Ha llegado el día. Ese momento que todas tememos cuando llega mediados de septiembre, y que tratamos de postergar sin éxito. Nos da pena porque significa enterrar durante un año el verano y todo lo que ello conlleva. Nos da pereza porque significa, al menos en mi caso, estar un día entero metida en casa organizando, guardando y tirando cosas. ¿Os imagináis ya a que me refiero? Sí, ¡Estoy hablando del cambio de armario!  

sexo en NY

No sé vosotros, pero a mediados de mayo cuando llega el momento de guardar los abrigos, las chaquetas de lana, los jerséis… es mi momento preferido del año. Para mí significa el fin de ir vestida como “una cebolla”, es decir con distintas capas de ropa y generalmente de colores oscuros (no sé por qué pero en invierno tengo tendencia a comprar muchísima ropa negra) y dar la bienvenida a tejidos ligeros, alegres, a las faldas largas de estilo boho que el resto del año no me pongo ya que la combinación con abrigos no la veo mucho, y por supuesto a los bikinis con los que disfrutar, en mi caso, de las maravillosas playas del Norte.

Sin embargo, cada año en primavera cometo una serie de “errores de libro” que hacen que cuando llegue Septiembre reviva lo que os contaba al principio y me haga la firme promesa de enmendar mi error la próxima vez.  Me refiero, en primer lugar, a “hacer limpieza” descartando:

  1. Las prendas que ya están muy usadas y por tanto no estarán presentables la siguiente temporada: ¿Quién no tiene, por ejemplo, un jersey que le encanta pero después de varias temporadas se ha llenado de bolas, se le han dado de sí las mangas o ha perdido totalmente su forma original?
  1. La ropa que compramos sin saber muy bien por qué y nos hemos puesto menos de una docena de veces: ¿No os habéis comprado nunca algo en rebajas sólo porque era sumamente barato pero en el fondo no es de vuestro estilo, y a veces ni de vuestra talla?
  1. La ropa que llevamos mucho tiempo sin usar, pero la guardamos “por si acaso” (de todo lo anterior, lo más peligroso de todo). ¿Quién no tiene un vestido negro desde hace 5 años en el armario sólo porque los expertos nos dicen que un Little black dress siempre debe formar parte de nuestro fondo de armario? Pero aunque sea cierto, también debemos preguntarnos: ¿Es de nuestra talla? ¿Nos gusta realmente cómo nos sienta? Y lo último, y según mi punto de vista más importante,  ¿Si en 5 años no lo he usado, si me surge la ocasión voy a ponérmelo o voy a bajarme a Zara, Mango o a H&M en busca de uno nuevo?

TAKE OR NOT

Al hilo de lo anterior, el segundo error que cada otoño cometo y que cada año juro no repetir: guardar en un rinconcito de mi armario las prendas de nueva temporada que voy comprando cuándo empiezan a llegar las colecciones, que en muchas ocasiones empiezo a usar antes de tiempo, y que acaban mezcladas con la ropa de tengo que guardar. ¿Por qué si tengo otro armario prácticamente vacío me empeño en guardarlo todo en el mismo lado? Al final, al menos en mi caso, tengo tanta ropa que acabo haciéndome un lío entre qué hay que guardar y qué no.  Además, ¿Por qué las marcas se empeñarán en hacer prendas de tejidos muy similares da igual la estación del año en la que estemos?

ropa negra

Por último, el tercer error, es no apuntar, fotografiar o recordar qué ropa estoy guardando para que cuando llegue la nueva temporada no tener prendas repetidas o muy similares en concepto, forma o color. Cada Septiembre, cuando llega el momento de hacer el cambio de armario, me encuentro con varias prendas similares, algo que me suele desesperar, ya que obviamente me da rabia haberme gastado dinero en algo que ya tenía cuando podía haberme comprado otra cosa, muchas veces me da pena retirar la “prenda vieja” porque igual sólo tiene un año, y me encuentro sentada en el suelo reconcomiéndome y pensando qué hacer.

ROPA ORDENADA

Un año más me ha pasado todo lo anterior. Después de todo el día metida en casa, (sólo he salido media hora a tomarme un café por eso de que me diese un poco el aire), acabo de terminar de guardar en bolsas de plástico (para mí las mejores son las de Decathlon) la ropa de verano y he sacado toda la ropa de invierno. Pero esta vez he hecho caso a los consejos de mi “Santa Madre”:

  1. Mirar muy bien la ropa de verano y guardar sólo aquello que este año me he puesto de verdad (se han ido a Cáritas buena parte de camisetas, pantalones y vestidos que este año no me he puesto y por tanto tampoco creo que lo haga el año que viene).
  2. Sacar fotos de lo que he dejado y ya crear una carpeta en Dropbox para acordarme exactamente de qué ropa tendré el verano que viene.
  3. Organizar el armario de la siguiente manera: una mitad sólo con  vestidos, pantalones, blusas, camisetas y jerséis. La parte central, que es más pequeñita con faldas, y la otra mitad sólo para cazadoras y abrigos. De esta manera dejo espacio en la cómoda para las adquisiciones que vaya haciendo de nueva temporada y que no se mezcle.

ARMARIO 2

Con esto espero, no tener que escribir en Mayo otro post como el de ahora, recordándome todos los errores y la desesperación que me produce el “momento cambio de armario”.

Y vosotros, ¿Cómo os tomáis este día de cambio de estación? ¿Qué situaciones vivís y que consejos podéis darme?

 

Redescubriendo Amberes

Hoy quiero hablaros de mi último viaje, que ha tenido como destino Amberes y aunque no era mi primera vez en la ciudad, esta vez le he dedicado  un fin de semana entero, lo que me ha permitido redescubrirla y reafirmarme en la idea de que es uno de mis lugares favoritos de Europa.

Amberes es la segunda ciudad más grande de Bélgica y su puerto está considerado el segundo más importante de todo el continente. Construida en el siglo XV a orillas del río Escalda, es una ciudad cosmopolita, ligada íntimamente al pintor Pedro Pablo Rubens, a la industria del diamante y al mundo de la moda gracias a los llamados “Seis de Amberes”, el grupo de famosos diseñadores de moda flamencos que expandieron sus creaciones desde esta ciudad y de los que hablaremos en otro post.

Así que Si vosotros también estáis pensando en visitarla no os perdáis este post en el que voy a intentar resumir de la mejor manera posible cómo ha sido mi experiencia. Y si no entra en vuestros planes más inmediatos, espero que después de leerme cambiéis de opinión y empecéis a planear vuestra próxima escapada porque creedme ¡Amberes merece la pena!

Amberes

La manera más fácil y más económica de llegar desde España es hacerlo vía Bruselas, ya que se encuentra a tan sólo 50 kilómetros y dispone de conexiones con buena parte de las ciudades españolas.  Depende de la compañía con la que viajemos, nuestro destino será el Aeropuerto Internacional de Zaventem,  el Aeropuerto de Bruselas Sur- CharleroiY desde allí podremos coger un tren o un autobús hasta Amberes.

En mi caso, yo viajé desde Santander en un vuelo directo hasta Charleroi. Allí, justo en la puerta de llegadas cogí un autobús que me llevó hasta la Estación Gare du Midi, dentro de la cuál cogí un tren directo que me llevó hasta Amberes.(Nota. Lo mejor es comprar los billetes de bus en este enlace ya que dependiendo de la antelación pueden costar entre 5 y 14 euros pero si se compran directamente en el autobús su precio es de 18 euros. Yo no recomiendo coger los llamados “taxis ilegales” que se encuentran también a la salida de la terminal y que por unos 13 euros te llevan a la ciudad, ya que suelen conducir un poco a lo loco para llegar cuanto antes y hacer el viaje de nuevo).

shuttle bus

Para los que lleguéis a Zaventem, lo tendréis más fácil, ya que en la misma terminal, en la planta -1, podréis coger un tren que os lleve directamente hasta Amberes en menos de 40 minutos.

En cuanto al alojamiento, nosotras nos quedamos en el Hotel Ibis Antwerpen Centrum (Meistraat 39). Está a sólo 10 minutos andando desde la estación y muy cerca de todos los lugares importantes para visitar. Además, relación calidad-precio fue de lo mejor que encontramos en la ciudad, ya que además, al tratarse de una cadena conocida teníamos la seguridad de que no íbamos a encontrarnos “sorpresas” inesperadas.

Cómo veréis sólo os he indicado la manera de llegar hasta la ciudad en tren. ¿Por qué? Pues porque de esa manera, la primera vista que tendréis de la ciudad os dejará impresionados y con ganas de empezar a recorrerla. Y es que la Estación Central de Amberes es una auténtica maravilla (de hecho, la revista Nesweek la consideró en 2009 la cuarta estación ferroviaria más bonita del mundo).

estacion central 3

Construida entre 1895 y 1905, es un edificio de piedra con una gran cúpula de 75 metros de altura sobre la sala de espera diseñada por el arquitecto Luis Delacenserie. A petición del monarca Leopoldo II, es una mezcla entre el diseño de la estación Luceme de Suiza y el Panteón Romano. En su interior se utilizaron más de 20 tipos distintos de mármoles y se construyeron columnas de estilo dórico, jónico y corintio. ¿Qué os parece?

estacion cupula amberes

Cómo ya hemos comentado, Amberes es conocida como “la ciudad de los diamantes”. Su comunidad judía (una de las más importantes de Europa), es quien se encarga sobre todo de esta industria, que concentra el 85% de la producción mundial. En las pequeñas calles cercanas a la estación podremos encontrar un sinfín de empresas, talleres y escuelas donde se enseña el arte de pulir esta piedra preciosa, así como el Museo del diamante (Koningin astridplein 19-23). El museo está abierto de 10 a 17:30 y cuesta 6 euros. Consta de tres plantas en las que se explica todo lo referente a este mundo, desde su proceso de extracción hasta su conversión en algunas de las joyas más famosas de la historia.

museo del diamante

En el camino hacia el centro histórico de Amberes, los amantes del shopping como yo, no podemos dejar de entrar en el centro comercial Stadsfeestzaal (Meir 78), un espacio de lujo que destaca por su impresionante escalera de mármol, su  bóveda de cristal y hierro y los ornamentos dorados de sus paredes. Se trata de un edifico que originalmente no fue concebido como lugar de compras sino como un espacio donde celebrar eventos importantes de la ciudad, pero un incendio durante la Navidad del año 2000 hizo que los dirigentes de Amberes decidiesen reconvertirlo en lo que es hoy en día. ¿Os vais animando?

stadsfeestzaal

Nuestra próxima parada es la “joya de la corona” de la ciudad. La plaza del ayuntamiento o Grote Mark. Rodeada de los típicos edificios que todos identificamos con Flandes, mi parte favorita es, sin duda, la estatua de Brabo, el héroe que, según la leyenda, fundó la ciudad después de vencer al tirano Antigón cortándole la mano y arrojándola al río.

Grote Mark Amberes

Pero además de la escultura, en la misma plaza encontraremos el edificio del ayuntamiento, que mezcla elementos del renacimiento flamenco y del italiano. Y la catedral, en la que además de admirar su arquitectura y su torre de 123 metros, podremos deleitarnos con algunas de las mejores obras de Rubens como el tríptico la elevación de la cruz, la asunción de la Virgen, el Descendimiento de la cruz y La Resurrección de Cristo.

Catedral

Aunque sin duda, la iglesia de Rubens por excelencia es la Iglesia de San Carlos Borromeo, ya que se le atribuyen las impresionantes pinturas que durante mucho tiempo decoraron su techo. Y digo durante mucho tiempo, porque un incendio en 1718 destruyó gran parte del interior del templo, y entre ellos las 39 pinturas de Rubens. Un terrible suceso, a pesar del cual yo recomiendo su visita ya que la restauración que hizo el arquitecto Van Baurscheit en el siglo XVI la convierten en una de las más bonitas de la ciudad.

san carlos borromeo

Hablando de Rubens, no podemos visitar Amberes y no ir a la casa museo de Rubens (Wapper 9-11).  Cuesta 6 euros y está abierta de martes a domingo entre las 10 y las 17 horas. Se trata del edificio en el que el pintor vivió los últimos 29 años de su vida y en el que se exhiben muchas de sus obras así como reproducciones de objetos de su vida cotidiana.

casa rubens amberes

Junto con la Casa de Rubens, los otros dos museos que yo considero indispensables en nuestro viaje son el Museo MAS de Amberes y El Museo de la moda (MoMu).  (Nota. Aunque es 100% recomendable el Real Museo de Bellas Artes de Amberes,  estará cerrado hasta 2018, así que si os gusta la ciudad ya tendréis una excusa para volver).

El MAS o Museum aan de Stroom (Hanzestedenplaats 1) es una torre de 60 metros altura situada justo en el puerto de la ciudad. Yo la he visto tres veces y la verdad es que impresiona. ¡No me extraña que esté considerada como toda una osadía dentro del mundo arquitectónico debido a su moderno diseño! En ella podremos ver la historia de la ciudad y de su puerto, así como la evolución que ha sufrido el mundo hasta nuestros días. Si queréis visitarlo, el precio son 5 euros y está abierto de martes a domingo de 10 a 17:00 horas.

MAS

El Museo de la moda o MoMu (Nationalestraat 28) es el lugar ideal para los amantes de la moda. Se trata de un espacio que nos permite apreciar los cambios que ha experimentado esta industria, gracias a sus más de 25.000 piezas  que intentan mostrar los lazos entre la ropa de época y las tendencias contemporáneas. Además renuevan las piezas cada 6 meses para mostrar el mayor número de temas diferentes, lo que os puede dar una idea de la importancia que se le da a este sector en la ciudad. Está abierto de martes a domingo de 10 a 18:00 horas y cuesta 8 euros.

(Nota. Habreís notado que los museos en esta ciudad cierran “muy pronto” desde la perspectiva española. De hecho, aunque el horario es hasta las 17:00 o 18:00 es difícil comprar una entrada más tarde de las 16:00, por lo que yo recomiendo madrugar y dedicar un día entero a visitar los museos y dejar los monumentos para otro de los días de la visita).

Dejando los museos, es visita indispensable el Castillo de Het Steen, el edificio más antiguo de Amberes, ya que fue construido en el siglo XIII, y sirvió como prisión hasta que en 1889 decidieron que albergase el Museo Nacional de la Marina y el Museo de Música Infantil. ¿Os acordáis de la estatua de Brabo que podíamos encontrar en la plaza del Ayuntamiento y que según la leyenda representa la liberación de la ciudad? Pues en la puerta del Castillo de Het Steen nos encontramos con Antigón, quien solía atemorizar tanto a los habitantes de la ciudad como a los barcos que circulaban por el río, antes de que le cortasen la mano. Además, y como curiosidad fue Carlos V (si no habéis visto la serie de RTVE Carlos Rey Emperador, os la recomiendo) quien bautizó este castillo con el nombre de Steen en 1520.

Antigon

Nuestra última parada en el viaje será El Puerto de Amberes y el Mercado de la carne. El primero de ellos, como ya he comentado, está considerado el segundo puerto más importante de Europa. Se trata de un puerto interior, que divide a la ciudad en dos y que cuenta con un muelle de 125 kilómetros.

Puerto Amberes

El mercado de la carne, es un edificio de ladrillo y piedra que se construyó entre 1501 y 1503. Aunque no nos lo parezca, su fachada exterior pretende asemejar a las capas del tocino, de ahí que empleasen estos dos materiales. ¿ Qué pensáis, os parece tocino? En 1913 decidieron restaurarlo, eso sí, respetando su estructura original y desde entonces alberga un centro de arte y artesanía.

mercado de la carne

Y hasta aquí mi guía personal de Amberes. Por supuesto no podéis dejar de visitar sus cervecerías donde probar algunas de las mejores cervezas del mundo como De Koninck y Winterkoninck  (lo siento, pero para mí la cerveza belga es de las mejores que hay, por encima de la alemana o la holandesa) y alguno de sus restaurantes donde degustar alguno de los deliciosos platos típicos de Flandes como los mejillones al vapor con patatas fritas (nota. Están buenos pero no esperéis encontrar mejillones del tamaño ni del sabor de los de España) o un buen fritur: una olla de patatas fritas  junto con distintos productos rebozados acompañados de varias salsas especiadas.

¿Qué os ha parecido? A los que ya hayan visitado Amberes, ¿Estáis de acuerdo conmigo o creéis que me he dejado algo en el tintero? Y a los que no ¿Os animáis a volar hasta allí?

Reflexionando sobre Kim Kardashian…

Hoy he bajado al kiosco (sí, soy de esas raras a las que todavía le gusta leer el periódico y las revistas en papel) y en varias portadas me he encontrado con la imagen de la misma mujer: Kim Kardashian.  Una nueva socialité  que, llamadme antigua, pero no tengo claro cuál es su cometido en este vida y muchísimo menos porqué tiene tantos seguidores a lo largo y ancho del planeta.

Así que he decidido documentarme, y ¡Madre mía! Lo primero que he visto en Google son 180.000.000 resultados. Indagando un poco más he descubierto que tiene más de 45 millones de seguidores en Instagram, más de 35 millones de followers en Twitter y una página de Facebook con más de 26 millones de “me gusta”. Después de estos abrumadores resultados me he preguntado ¿Por qué hay tanta gente pendiente de las andanzas de esta mujer?

Kim Kardashian

Seguramente penséis que ya conocíais esta información. Que en qué planeta vivo para no conocer todos estos datos. Y que soy un bicho raro por no saber muy bien quién es esta “Diosa” de Internet. En mi favor debo reconocer que no soy fan de los reality shows, ni de los talent shows, etc. Me gusta el mundo de la moda y las tendencias, pero siempre de manera elegante y con clase. ¿Será este el motivo?

Cómo ya he dicho antes, cuando he googleado su nombre el número de resultados me ha dejado alucinando. Bajando la barra de inicio de repente me he topado con un artículo publicado en la versión española de Vanity Fair que me ha despejado algunas dudas sobre esta mujer, pero que al mismo tiempo ha reafirmado la pregunta que me hacía al principio del post. El artículo, publicado el 2 de junio de 2015, se titula “Guía: el clan de los Kardashian explicado para principiantes”. Un titular que no podía venirme más al pelo para intentar entender el fenómeno Kim Kardashian.

Lo primero de lo que me he enterado es que son una familia en la que todo el mundo tiene la letra K en su nombre: Kim, Khloé, Kourtney y Kylie (tiene otro hermano más con el que rompieron la tradición llamándole Rob, y que no sé si ese será el motivo no ha llegado tan alto en la industria rosa) son cuatro hermanas que se están haciendo de oro gracias a su presencia en todo aquello que se mueve hoy en día. A mí, sin embargo, lo que me ha venido a la cabeza han sido las noches de esos padres buscando combinaciones con esa letra para bautizar a cada uno de sus vástagos.

Kim y hermanas

Lo siguiente que me ha llamado la atención es que la susodicha, a quien le estoy dedicando este post, empezó en el mundo de la farándula de la mano de la heredera por excelencia, Paris Hilton. Resulta que su carrera mediática empezó como asistente personal de la rubia. Y como con eso no era suficiente, rodó un video sexual con un rapero que le abrió las puertas de la fama gracias a un reality dedicado a su vida y milagros: Keeping up with the Kardashians. Se ve que todo Estados Unidos y parte del extranjero lo siguió porque desde ese momento todo ha venido rodado: colecciones de ropa, posados para Playboy, una línea de maquillaje, productos de belleza… Por hacer, Kim Kardashian “ha escrito” hasta un libro. Lo entrecomillo porque escribir lo que se dice escribir ha hecho más bien poco. Y es que el libro en cuestión es una recopilación de los selfies que ha publicado en Instagram. Toda una oda a su persona, que si bien creo no ha tenido demasiado éxito, ya forma parte del mundo editorial.

Pero sin duda, lo más llamativo desde mi punto de vista, y vosotros me diréis qué pensáis, es que está considerada todo un referente en el mundo de la moda. ¿En serio?

Sólo viendo su imagen en los últimos MTV VMas me entran ganas de llorar. ¿No os parece espantoso ese vestido llamémoslo caqui en el que no podía ir más embutida? ¿Desde cuándo es elegante llevar un vestido 4 tallas más pequeño, con un escote hasta el ombligo atado con cuerdas que están a punto de romperse? Vale que esté embarazada y haya cogido algunos kilitos, vale que su seña de identidad sea un trasero de proporciones irreales moldeado a base de bisturí, pero, ¿Era necesario?

kim-kardashian-2015-mtv-video-music-awards-at-microsoft-theater-in-los-angeles_1

Y es que se ve que lo de ir embutida es su pan de cada día. Sólo hay que ver sus modelitos premamá para darse cuenta. Si en su estado normal las faldas y los vestidos ceñidos que resaltasen sus posaderas eran los únicos habitantes de su armario, desde que espera su segundo retoño parece que se han multiplicado. El arte del disimulo no va con ella y cuanto más prieto mejor. ¡Si este es el referente de moda en el que fijarse, estamos listas!

kim premama

¿O que me decís de este vestido rosa de latex que escogió para la fiesta de Hype Energy Drinks, en Nashville? No sé a vosotras, pero a mí me parece todo lo contrario a la elegancia y el buen gusto. Empezando por el tejido, no me quiero imaginar el momento de llegar a casa y quitártelo. Y siguiendo por el escote, en el que nada queda a la imaginación.

kim vestido rosa2

¿Y el momento pantalón cargo negro, con top color carne y trench? Aquí es cierto que se unen varias tendencias de la temporada, pero querida Kim, ni es apropiado a tu cuerpo, ni a tu estilo.

kim pantalon

La verdad es que podría seguir comentando cada uno de sus looks y en todos tendría algo que decir. Pero como el post no es eterno, voy a terminar con el que se supone es el vestido más importante en la vida de toda mujer: el de novia. Un traje que por mucho que lo firmase Riccardo Tisci para Givenchy, me deja sin palabras. ¡Cuánto encaje, cuánta transparencia y cuánto escote en la espalda!

kim novia 1

En fin, en mi opinión un despropósito tras otro que reafirman la pregunta que me hacía al inicio… ¿Por qué hay tanta gente pendiente de las andanzas de esta mujer?

Hello everybody!

Después de muchísimo tiempo dándole vueltas a la cabeza, llenando mi ordenador y mi cuenta de Dropbox con todo tipo de escritos, fotografías, reflexiones…  he decidido darles forma y compartirlos con todos aquellos que quieran “perder” un poco de tiempo leyéndolos y compartiéndolos conmigo.

Estamos cansados de oír que estamos en la era del 2.0. La era en la que todo se mueve en la red de redes, es decir Internet. Y en la que si no tienes presencia web no eres nadie. Así que, ¿Qué mejor manera de hacerlo que mediante este blog?

My personal drawer será un espacio donde compartiré mis reflexiones, ideas, opiniones sobre moda, tendencias, lifestyle, viajes y todo lo que se me vaya ocurriendo. De ahí su nombre, un pequeño cajón donde distintos tipos de temas tendrán cabida y que espero que os guste.